Las diferentes realidades de El Salvador.

No es ajeno a nadie que vive en El Salvador, las diferentes realidades que se viven, mientras unos gozan de riqueza o un bienestar económico, otros luchan por tener suficiente dinero para la canasta básica.

Hay un pequeño paraíso escondido en El Salvador, al cual solo tienen accesos aquellas personas que viven ahí, una playa privada en la que tienen residencias personalidades de la televisión y empresarios multimillonarios.

Por si el hecho de ser playa privada, con acceso privado no fuera suficiente, uno de los residentes llega en Helicóptero a su residencia.

Vivo en un país tercermundista, donde los diferentes niveles económicos están muy claros.

En una popular residencia, un muro divide, entre casas con valor de 200 mil y las casas que no tienen un valor ni de mil dólares. En un lado del muro puedes ver camionetas Porsche, BMW y carros de lujo parqueados en cocheras abiertas libremente, mientras en el otro lado del muro se observa lo contrario, personas que reciclan basura para poder tener dinero, personas que en ocasiones no tienen ni para comer por días.

Iba caminando por la playa, era eso de las 10:30 A.M, caminé al rededor de 30 minutos y no vi un alma en la playa, solo casas que parecían salidas de revistas. Pasé una de las residencias más grandes adquirida por un Hotel para llevar a sus clientes a surfear. cuando me agoté decidí regresar y al cabo de 5 minutos, cuando quería tomarme una Selfie (Muy común en mi persona), noté una mujer que iba detrás mío, lo primero que pensé fue “¡Que pena!”, debido a que me había visto mientras me tomaba una foto yo mismo, pero después noté su aspecto, no tenía ni 25 años, iba con dos niños y un bebé, vestía un vestido que cubría casi hasta sus pies, una vestimenta muy característica de cierto grupo religioso. Me pareció muy curioso encontrarme a alguien así debido a que ahí no encuentras personas así. A los minutos de caminar noté que se dirigía a una de las residencias más grandes que hay ahí, rápido noté que era quien le hacía la limpieza al dueño y popular empresario de este lugar.

Son al rededor de 50 casas, en la que si juntas el valor de todas, puedes tener un resultado de millones. Lo que me hizo reaccionar, que algo se está haciendo mal, fue que a unos 5 minutos de esa tan exclusiva zona, está lo opuesto, una zona en la que las pandillas son algo común, en la que puedes ver en muros de casas, las populares marcas de pandillas, en donde los asaltos son muy común, un lugar donde las personas trabajan arduamente para ganar, seguramente menos del mínimo cada mes.

Ahora yo digo, ¿qué tanta es la codicia de la persona, que mientras más tienes, más quieres? ¿Es necesario gastar en un helicóptero cada fin de semana para ir a tu residencia privada, mientras personas sufren de la delincuencia en transporte público?.

En mi país las diferencias sociales son muy claras y parece que nadie hace nada para erradicar la pobreza o velar por aquellas personas menos afortunadas.

Es necesario solo pasar en un viaje viendo ambas realidades, para abrir los ojos y ver que algo está mal.

Sé que yo no puedo hacer mucho, no soy un multimillonario para dar grandes cantidades de dinero y cambiar la realidad de ellos, pero ahora estoy más consciente de lo que tengo y agradecido por ellos.

A veces no nos damos cuenta del esfuerzo que hacen nuestros padres por darnos todo lo que queremos, o al menos lo que está a su alcance para hacernos feliz. La próxima vez que quieras algo que no es necesario, piensa en aquellos que a veces pasan días sin comer, porque no tienen suficiente dinero. Piensa, y agradece por todo aquello que tienes.

Nota: En esta entrada hablo de un popular empresario al que prefiero no mencionar, el lugar donde está ubicado tampoco digo su nombre, al igual que la residencia y las diferentes personalidades. No considero necesario que se sepa el lugar exacto donde esto se encuentra, o donde ellos viven, o quienes son par hacer conciencia, no es necesario ir exactamente a ese lugar para ver esa clara diferencia. La próxima vez que vayas a algún lado mira fijamente las calles y los lugares que pasas, verás claramente a lo que me refiero.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s